Mejorar la productividad con la luz biodinámica

Simon sabe que la luz es un elemento esencial a la hora de buscar un aumento en la productividad. La luz ambiental con la que trabajamos, incide en nuestra actividad física y neuronal, por lo que, si la regulamos correctamente a cada situación y necesidad, conseguiremos mejorar la eficiencia y productividad en cada momento del día.

Para entender por qué la luz influye en nuestra productividad y estado de ánimo, hay que hablar sobre el ciclo circadiano, que es el ciclo de actividad y reposo que experimentamos según la hora del día que sea. La manera más sencilla de verlo es con este ejemplo: por las mañanas tendemos a estar despiertos a causa de la luz del sol y, por las noches, el cuerpo se prepara para el descanso incitado por la ausencia de luz.

Esto, que parece ancestral y sencillo, se puede ver condicionado por diferentes aspectos, siendo la luz ambiental uno de los más importantes. Cuando la luz llega a la retina de nuestros ojos, envía una señal al cerebro que se encarga de interpretar el ambiente y responder en consecuencia.

Además, hay que destacar que la luz de la mañana hace que segreguemos cortisol, una hormona que hace que nuestro cuerpo se prepare para las exigencias del día que tenemos por delante y, una vez llega la noche, el cuerpo segrega melatonina, que hace el efecto contrario, nos relaja para inducir el sueño.

Una vez asimilados estos datos, estamos preparados para poder mejorar la productividad, adecuando la luz ambiental a la situación que queramos. Por ejemplo, si queremos estar más activos y productivos en el trabajo, lo ideal es reproducir una luz ambiental que se asemeje a la luz diurna de las primeras horas de la mañana.

Por el contrario, si lo que queremos es propiciar el descanso, tenemos que crear ambientes con luces suaves, que se parezcan a las del atardecer. Esto, por ejemplo, está muy recomendado en negocios y establecimientos como estudios de yoga, spas, centros de fisioterapia, etc. ya que este tipo de luz ayuda al cliente a entrar en un estado de ánimo más sosegado.

Pero también existen negocios y empresas que se pueden beneficiar de los dos tipos de luz y aquí entra en juego la luz biodinámica, que puede mejorar la productividad en amientes de trabajo, así como favorecer un descanso más reparador en los ambientes de reposo.

Simon cuenta con Scena, una solución que nos permite adaptar y modificar la luz ambiental para adaptarla a cada necesidad de cada momento. Se trata de un dispositivo perfecto tanto para entornos de trabajo como en las viviendas, puesto que, al adaptarse a cada situación, se puede usar tanto en entornos activos como en otros de descanso.

Así, está preparado para permitirnos adaptar la intensidad como la temperatura del color de la luz (calidad para entornos relajados y fría para los activos). De ese modo, podemos modificar la luz ambiental de un mismo lugar para adaptarla al ciclo circadiano natural según el momento del día. Esto se traduce en una mayor productividad durante las horas de trabajo y en un descanso de mayor calidad durante las horas de reposo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>