La mala calidad eléctrica daña el rendimiento del sistema

Uno de los principales problemas clásicos de los consumidores de electricidad era la continuidad del suministro, aunque es algo que está cambiando. Aún así, nuevas tecnologías, como las de la energía renovables, microrredes, cargadores de vehículos eléctricos e inversores, generan un incremento que puede causar problemas en la estabilidad eléctrica.

Al aumentar la demanda, la calidad eléctrica se resiente, provocando un mal rendimiento de los sistemas eléctricos, aumentando la factura, necesitando más mantenimiento y problemas de continuidad de suministro.

Así, los problemas más comunes de la calidad eléctrica se dividen en perturbaciones a largo plazo como, por ejemplo, armónicos, desequilibrios, sub/sobretensiones, etc. provocan averías, sobrecalentamiento, daños y fallos en los equipos. A corto plazo, como tensión y transitorios variables, provocan interrupciones inmediatas, daños i averías repentinas en los equipos.

Para conseguir un suministro continuo y con una buena calidad eléctrica que nos permita seguir el ritmo de flujo continuo de datos que necesitamos hoy en día, hay que abordar los problemas que se tengan en la red, mejorar la fiabilidad de la red eléctrico, mejorar la eficiencia energética y aumentar la productividad.

Esto se consigue estableciendo una estrategia sobre calidad eléctrica que debe incluir estos tres puntos clave:

-Una estrategia con una meta clara sobre la calidad eléctrica. Es clave identificar y resolver problemas específicos detectados.

-Seleccionar los medidores correctos para capturar datos y eventos a través del uso de tecnología de última generación, puesto que proporciona resultados fiables.

-Emplear el software idóneo para poder ver y realizar análisis, confiando en un proveedor de soluciones experto en la temática.

Analizadores de red M4M de ABB

Entre las mejores soluciones que podemos emplear, destacan los analizadores de red M4M de ABB, creados para monitorizar condiciones de funcionamiento de equipos consumidores de energía y detectar aquellos problemas relacionados con la calidad eléctrica. Así, se obtienen datos fiables con los que resolver en poco tiempo y con eficiencia los problemas encontrados.

Se trata de una gama de soluciones que garantiza análisis completos de la calidad eléctrica, midiendo armónicos individuales de corriente y tensión hasta el orden 40, la distorsión armónica total, el factor de potencia, los desequilibrios de tensión y otros KPI necesarios en la toma de decisiones. Estos equipos de monitorización nos muestran las condiciones de la red, gracias a fasores de tensión y corriente y por las formas de onda.

Estas soluciones de ABB cumplen con las principales normas IEC de medición de la energía eléctrica, por lo que optimizan la vida útil de los equipos, reducen los costes de mantenimiento, las penalizaciones adicionales y la factura de la electricidad.

Encontrarás la gama de analizadores de red M4M integrada en System pro M compact InSite, para monitorizar los datos a tiempo real, analizar tendencias historias y obtener un análisis completo de la calidad eléctrica del sistema a través del panel de control web InSite.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>