El 60% de los europeos no pueden ver la vía láctea por la contaminación lumínica, que ha aumentado un 49% en los últimos 25 años

El pasado 22 de abril fue el Día Internacional de la Madre Tierra. Con motivo de esta celebración, Roblan compartió un artículo centrado en el impacto de la contaminación lumínica en el gasto energético, la calidad del cielo y el medioambiente, que nos resultó de gran interés y cuyas principales ideas queremos compartir contigo hoy.

– El incremento del 49% tiene un impacto directo en el gasto energético, la calidad del cielo, la sostenibilidad de los diferentes ecosistemas y la biodiversidad del planeta.

– Es importante fomentar la concienciación y la transición hacia sistemas de iluminación exterior que reduzcan la contaminación lumínica.

– Según los expertos, es imprescindible evitar la instalación de LED azulados por aquellos más cálidos y con certificaciones medioambientales.

– ROBLAN es una de las pocas firmas españolas cuyos LED cuentan con la certificación del Instituto de Astrofísica de Canarias, aptas para instalar en zonas delicadas por respetar el medio ambiente.

La contaminación lumínica ha incrementado un 49% en el último cuarto de siglo, según un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), lo que refleja la importancia de tener que frenar esta situación que afecta directamente a la tasa de gasto energético, la calidad del cielo y al medioambiente.

Así, nuestros cielos han dejado de ser negros durante la noche y el 60% de los habitantes de la Unión Europea no pueden ver la vía láctea por exceso de luz, sobre todo en zonas urbanas, según investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología de la Contaminación Lumínica.

En el caso de España, se trata del tercer país europeo con mayor tasa de contaminación lumínica y con mayor gasto en alumbrado público por habitante.

Se han realizado proyectos de reemplazo de luminarias de alto consumo energético por LED, pero a pesar de esto, en muchos casos se ha optado por la instalación de luminarias LED más azuladas, sin tener en cuenta que perjudican más que otras más cálidas y con certificaciones medioambientales.

De esta manera, el citado estudio del CSIC destaca que el problema puede ser mucho más grave, ya que los sensores satelitales no detectan la luz azul y subestiman las emisiones.

ROBLAN es una de las pocas firmas que ha obtenido la certificación del Instituto de Astrofísica de Canarias, que comprueba que las luminarias viales o de exterior son aptas para instalar hasta en las zonas más delicadas por ser respetuosas con el medio ambiente.

“Es el momento de dar un paso más, no basta con emplear luminarias que reduzcan el gasto, también es importante que desde las instituciones se fomente el uso de aquellas más respetuosas con el medioambiente”

Raquel Pereira, directora de Marketing de Roblan

La contaminación lumínica es la que se produce con las emisiones de luz artificiales que provocan un desequilibrio en el ecosistema. Si las luminarias no están ubicadas y diseñadas de manera eficiente, terminan enviando halos de luz hacia el suelo y el cielo y causan este tipo de contaminación.

Entre sus principales causas destacan el empleo excesivo de luz, la potencia contratada, la iluminación nocturna cuando no es imprescindible y, sobre todo, la falta de concienciación del usuario y las instituciones.

ROBLAN quiere recordarte que si instalas puntos extra LED, no solo repercuten en la contaminación lumínica, sino que reducen el nivel de ahorro.

“Para evitar la contaminación lumínica es imprescindible calcular el número ideal de puntos de luz, así se consiguen los niveles recomendados. Además, hay que asegurar que las luminarias instaladas proyecten su halo siempre hacia abajo sin llegar a superar la horizontalidad para que esta luz no se pierda, y que se estudie bien el horario de encendido y la potencia utilizada”

María Hernández, directora de proyectos de Roblan.

“En ROBLAN, somos muy conscientes de ello y de la importancia de que más y más personas se conciencien sobre esta situación y demanden la utilización de luminarias exteriores que reduzcan esta gran tasa de contaminación”

Raquel Pereira, directora de Marketing de Roblan

Este problema no solo repercute en el gasto, también en la posibilidad de generar accidentes de tráfico debido al deslumbramiento o en la imposibilidad de disfrutar del cielo estrellado; la contaminación lumínica está alterando los ciclos biológicos de personas, animales y plantas.

Concretamente, son las aves y los insectos polinizadores los más afectados por desorientación y cambios en sus ciclos, algo que perjudica la biodiversidad de las especies.

“El problema más importante sucede en las reservas naturales y espacios protegidos, dado que los sistemas de iluminación que se han estado utilizando han puesto en peligro a numerosas especies autóctonas. Esta situación cambia sus patrones de conducta, provoca una descoordinación en las migraciones o modificaciones en sus hábitos de alimentación o reproducción. Es crucial que esas zonas se iluminen con sistemas eficientes y no contaminantes como los LEDs certificados, proyectando el color exacto de luz y evitando el desperdicio hacia el cielo”

María Hernández, directora de proyectos de Roblan.

Recientemente, científicos y asociaciones han firmado una petición para pedir que se reconozca el cielo estrellado como Patrimonio Mundial de la Humanidad, una iniciativa que busca concienciar a todos sobre la necesidad de actuar a nivel internacional para frenar la contaminación lumínica.

En este contexto, ROBLAN insta a particulares e instituciones a poner de su parte para lograr mitigar esta lacra y así puedas disfrutar de uno de sus más preciados patrimonios: la vía láctea.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>