Consigue un comedor bien iluminado con LEDVANCE

El comedor es el lugar de la casa en el que pasamos nuestro tiempo de relax y compartimos tiempo con nuestra familia, así que resulta clave tener una buena iluminación con soluciones que también sean decorativas; encontrar el equilibrio perfecto entre estética y la funcionalidad. LEDVANCE nos da las claves para conseguir un comedor bien iluminado con el que crear espacios cómodos y luminosos. Así, hay que cubrir tres áreas: mesa de comedor, luz general y luz de detalle para crear espacios acogedores.

Luz cálida, ligeramente amarillenta

El tipo de luz que emita la bombilla debe ser cálida para nuestro comedor, con una temperatura de color en torno a los 3.000 Kelvin. Así conseguimos una luz cálida, ligeramente amarillenta. LEDVANCE nos recomienda sus modelos iluminación Smart + que nos permiten regular la intensidad y adaptarla a los diferentes momentos.

Cuando comemos, nos viene bien que la iluminación sea un poco más brillante y, para la sobremesa podemos bajar la intensidad para crear un ambiente más íntimo y acogedor. Hay que destacar que, si tenemos una mesa de cristal o muy brillante y reflectante, una lámpara colgante puede ser un problema. La mejor solución es iluminar con luz indirecta. Para ello nos proponen los focos LED de LEDVANCE integrados en el techo, ya que distribuyen la luz uniformemente. Además, las bombillas de LED aportan ahorro, eficiencia, durabilidad y no emiten calor.

Por otra parte, hay que tener en cuenta el tamaño del comedor para saber cuál es la cantidad recomendada de lúmenes. Por ejemplo, un comedor de seis metros cuadrados necesitará unos 2.580 lúmenes; un comedor de nueve metros cuadrados, 3.880 lúmenes; para 12 metros cuadrados, alrededor de 5.170 lúmenes y, si el tamaño alcanza los 20 metros cuadrados, se necesitan 8.620 lúmenes.

Como hemos dicho, lo ideal para iluminar la mesa de comedor, es un péndulo o una luz de suspensión de baja altura. La luz debe estar acorde con el tamaño de la mesa para que se ilumine de manera uniforme, y se debe colgar a una altura aproximada de 60 centímetros por encima de la mesa, siendo de gran importancia que no interfiera con el paso de la comida ni nos golpeemos en la cabeza con ella y todo teniendo en cuenta la decoración de la estancia.

Más allá de la mesa de comedor

El espacio cercano a la mesa no debe estar oscuro mientras comemos. Existen muchas opciones como, por ejemplo, tiras de luces LED que, además, pueden controlarse desde la mesa con una aplicación del móvil para que cambien de color. Otra posibilidad es poner velas LED en el alféizar de la ventana o en un aparador del comedor para crear una atmósfera acogedora.

Finalmente podemos colocar focos o tiras LED en una vitrina para iluminar el interior, en una estantería o colocar objetivos decorativos como un globo terráqueo con diminutas luces LED sobre una mesa para poner un toque de luz y buen gusto a la estancia. Una lámpara de pie en el rincón de lectura junto a una butaca es también la compañera perfecta. En este caso, es necesario que la luz sea puntual para lograr el toque perfecto y conseguir así un comedor bien iluminado.

En fin, la iluminación del comedor es más que eso, es una gran herramienta para construir el espacio perfecto con el que tanto tiempo llevas soñando.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>