La climatización más sostenible y eficiente de la mano de la gama de bombas de calor de WOLF

Cerca del 50% del consumo medio de energía de una vivienda en España se produce en climatización (calefacción y refrigeración), según datos del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía), lo que traducido a euros para una vivienda media puede suponer un gasto de entre 200 y más de 3.000€ al año –dependiendo de la zona climática, temperaturas de producción,  calificación energética del edificio en cuestión, etc. –  Un parque de equipos antiguo y muy poco eficiente, es la causa más habitual de los elevados consumos registrados, perdiéndose hasta el 40% de energía (o lo que es lo mismo, hasta el 40% del dinero gastado).

Seguir leyendo

Gazelle EVO: la fuerza de la evolución

Gazelle nació en Fondital hace 35 años, en los albores de la difusión de la gasificación, y ya contaba con un intercambiador de calor de aluminio inyectado. Iba acompañado además por un slogan sencillo pero eficaz que decía: “Incluso las hormigas lo saben, con Gazelle se ahorra y el frío desaparece”. Este slogan puede resultar banal actualmente, pero por aquella época en los carteles publicitarios de las ciudades, surtió el efecto de generar el interés de la gente por este sistema de calefacción, innovador por aquel entonces.

Seguir leyendo

Calefacción y agua caliente ecológicos

Aerotermia híbrida de DOMUSA: perfecta para la renovación y compatible con radiadores.

La transición energética necesaria debido al cambio climático, así como la evolución de las tecnologías están marcando nuevos retos a usuarios y profesionales a la hora de decidir qué sistema de generación de calor es el más adecuado para cada instalación.

Tecnologías como la aerotermia ofrecen buenos resultados de confort y eficiencia en instalaciones en las que hay emisores de baja temperatura, pero su eficiencia se reduce cuando estos necesitan altas temperaturas para aportar el confort necesario en la vivienda.

Instalar emisores de baja temperatura en viviendas en las que se quiera sustituir la caldera existente por un sistema de aerotermia implica elevados costes o bien obras complejas que podría hacer inviable la sustitución.

La única solución viable en cuanto a inversión y coste de explotación es un sistema híbrido que permite conseguir el confort necesario incluso en la vivienda incluso con muy bajas temperaturas exteriores.

Estos sistemas híbridos combinan la bomba de calor aerotérmica con un generador de apoyo a gas o gasoil que asegura una temperatura de impulsión adecuada para cualquier tipo de emisor. Por medio de un control electrónico se ajusta automáticamente el aporte de la energía auxiliar cuando la eficiencia de la bomba de calor aerotérmica baja por efecto de la baja temperatura del aire.

Asimismo estos sistemas son perfectos para aquellas zonas en las que por efecto de las nieblas durante un prolongado período, las bombas de calor aerotérmicas presentan problemas de escarche continuado reduciendo sustancialmente su eficiencia. Tradicionalmente este problema se resuelve con apoyos de resistencias por efecto Joule poco eficientes y costosos. En un sistema híbrido se resuelve el apoyo con generador de alta eficiencia, por lo tanto con un coste reducido.

En viviendas de uso ocasional, viviendas vacacionales o de fin de semana se necesita un aporte energético alto en el momento de hacer uso de la misma o se debe de adelantar la puesta a régimen de la vivienda con mucha antelación para conseguir el confort necesario en el momento de hacer uso de la misma. Un sistema híbrido permite disfrutar de las ventajas de la aerotermia y poder disponer del confort necesario prácticamente de manera instantánea.


Más información sobre los productos de aerotermia híbrida.